Las alteraciones dentofaciales son anomalías que afectan la armonía entre los dientes, la mandíbula y la estructura facial. Estas afecciones pueden variar en gravedad y requerir diferentes enfoques de tratamiento. 

A través de este artículo, explicaremos qué son las alteraciones dentofaciales, las causas subyacentes, las posibles consecuencias, los tipos específicos de estas anomalías y el tratamiento más efectivo para abordarlas.

¿Qué son las alteraciones dentofaciales?

Las alteraciones dentofaciales son irregularidades que afectan la posición, el tamaño y la forma de los dientes y las estructuras faciales circundantes.

Cuando la mandíbula y los dientes no están alineados correctamente, pueden surgir problemas funcionales y estéticos. 

Por otro lado, las alteraciones dentofaciales pueden ser hereditarias o desarrollarse debido a factores ambientales.

Causas de las anomalías dentofaciales

Las alteraciones dentofaciales pueden tener diversas causas, y a menudo, una combinación de factores contribuye a su desarrollo.

Algunas de las causas más comunes incluyen:

  • Factores genéticos: la predisposición genética puede influir en la forma y el tamaño de la mandíbula y los dientes.
  • Hábitos bucales: chuparse el pulgar, el uso prolongado de chupetes o morderse las uñas pueden afectar el desarrollo de los dientes y la mandíbula. 
  • Problemas respiratorios: la respiración bucal, causada por problemas nasales o amígdalas agrandadas, puede afectar el crecimiento facial.
  • Traumatismos: lesiones faciales o dentales pueden causar alteraciones en la posición de los dientes y la mandíbula.
  • Desarrollo anormal: anomalías en el desarrollo óseo facial durante la infancia pueden contribuir a alteraciones dentofaciales.

Consecuencias de las alteraciones dentofaciales

Algunas de las consecuencias más comunes relacionadas con este tipo de afecciones incluyen:

Problemas de masticación

La correcta alineación de los dientes es esencial para una masticación eficiente y efectiva de los alimentos.

Cuando existe una mala alineación dental, se pueden experimentar dificultades al masticar.

Esto no solo puede afectar la capacidad para disfrutar de los alimentos, sino que también puede dar lugar a una ingesta inadecuada de nutrientes esenciales, ya que algunos alimentos pueden resultar difíciles de triturar correctamente.

Problemas del habla

La posición inadecuada de la mandíbula y los dientes puede tener repercusiones en la capacidad de pronunciar palabras de manera clara y precisa, lo que podría afectar la comunicación verbal.

Este problema no solo se limita al ámbito lingüístico, sino que también puede generar frustración y afectar la confianza en situaciones sociales.

Dolor y desgaste dental

La presión desigual sobre los dientes, resultado de la malposición dental, puede desencadenar dolor y, a largo plazo, provocar un desgaste anormal de la superficie dental.

Este desgaste excesivo no solo conlleva molestias, sino que también aumenta el riesgo de complicaciones dentales, como la sensibilidad dental y la pérdida de esmalte, lo que podría requerir tratamientos restaurativos más intensivos.

Problemas de articulación temporomandibular (ATM)

La relación entre la posición de los dientes y la articulación temporomandibular (ATM) es fundamental.

Sin embargo, las alteraciones dentofaciales pueden contribuir al desarrollo de trastornos temporomandibulares, como dolor en la mandíbula, dificultad para abrir/cerrar la boca y chasquidos al realizar movimientos mandibulares.

Estos problemas pueden generar incomodidad constante y afectar la calidad de vida.

Impacto en la autoestima

La apariencia facial, un aspecto importante de la identidad personal, puede ser afectada negativamente por las alteraciones dentofaciales.

En este sentido, la diferencia en la alineación de los dientes y la mandíbula puede influir significativamente en la percepción de la propia imagen y generar inseguridades.

En conjunto, estas complicaciones muestran la importancia de abordar las alteraciones dentofaciales por salud, funcionalidad y bienestar general. 

Tipos de alteraciones dentofaciales

La armonía entre los dientes y la cara es esencial para la salud bucal y la estética facial, sin embargo, puede verse afectada por las siguientes afecciones.

Mordida Abierta

En la mordida abierta se presenta un espacio anormal entre los dientes superiores e inferiores cuando la boca está cerrada.

Este espacio puede deberse a diversos factores, como hábitos bucales inadecuados, desarrollo anormal de los maxilares o factores genéticos.

Imagen de dentadura que representa la mordida abierta, las muelas superiores e inferiores de tocan al morder, pero el resto de la dentadura no

Sobremordida (Clase II)

En casos de sobremordida, los dientes superiores se superponen significativamente sobre los inferiores. Puede deberse a un crecimiento excesivo de la mandíbula superior o un desarrollo insuficiente de la mandíbula inferior.

Mordida Cruzada

Se produce cuando los dientes superiores e inferiores no encajan adecuadamente al cerrar la boca.

Su causa se debe a la malposición de uno o varios dientes, así como a problemas en el desarrollo de los maxilares.

Prognatismo (Clase III)

Los dientes inferiores se proyectan hacia adelante, más allá de los superiores.

Imagen que muestra cómo en el prognatismo la mandíbula inferior es bastante prominente en relación a la mandíbula superior

Apiñamiento

Ocurre cuando hay una falta de espacio para alinear adecuadamente los dientes.

El apiñamiento puede deberse a la genética, a la pérdida prematura de dientes de leche, o a la irregularidad en el tamaño de los dientes.

Imagen que muestra una dentadura con apiñamiento los dientes están muy juntos y no crecen alineados uno junto al otro

Malposiciones dentales

Las malposiciones dentales engloban una variedad de situaciones en las cuales los dientes están inclinados o girados fuera de su posición normal.

Mejor tratamiento para las anomalías dentofaciales: cirugía ortognática

La cirugía ortognática es el tratamiento más efectivo para abordar alteraciones dentofaciales significativas. Este procedimiento combina la ortodoncia con la cirugía maxilofacial para corregir la posición de los dientes y las mandíbulas.

El proceso implica la planificación cuidadosa mediante estudios de imagen y el uso de técnicas quirúrgicas precisas.

La cirugía ortognática no solo mejora la estética facial, sino que también corrige los problemas funcionales asociados con las alteraciones dentofaciales.

Desde luego, es importante que el tratamiento sea realizado por un equipo multidisciplinario de ortodoncistas y cirujanos maxilofaciales experimentados.

Loading...